Buscador *-*

lunes, 4 de septiembre de 2017

Confesiones Secretas...

Resultado de imagen para confesioneshola amores hoy les vengo a confesar porque he estado tan perdida del blog, es que......
ESTOY ESCRIBIENDO, Así que también me toma tiempo en eso, el blog y la universidad que voy a empezar  y eso
así que quiero mostrarle un capitulo del libro a ver su opinión y sus recomendaciones,
creo que voy a empezar a dejar capítulos a ver si les gusta , pero para probar les daré una al asar


Capítulo 3
Me encuentro en camino para el viaje y como obligación de ir en el carro de mi prima con ella, lo cual es tedioso, y ella gracias a Dios hace como si nada, pero una de sus amigas pregunta:
-          ¿Qué hace ella aquí? –lamentablemente es la misma pregunta que me hago en mi cabeza.
-          La niña no tiene carro y se palio con  Dav así que soy como su niñera y me toca llevarla y… saben cómo es mi mamá con esta mosquita muerta.
Yo me quedo tranquila, ya que de nada sirve que me altere y puedo provocar un accidente y ¡¡¡¡QUIERO SALIR RAPIDO DE AQUÍ!!!!
Al llegar al crucero agarró mis cosas y me dispongo a salir rápido del auto, pero David me ve y me agarra de la cintura, mientas Fran agarra mi maleta y mis cosas.
-          Suelta…
-          Ssshhss –tapa mi boca con su mano y me conduce a una habitación, la cual es la de él.
-          ¿Qué sucede?  ¿Qué pasa? DEJAME SALIR ¡¡¡NO TENGO NADA QUE HABLAR!!!! , COMO PUEDES SER MI MEJOR AMIGO SI NO ME DEFIENDES Y DEFIENDES A  LA ZORRA ESA Y…-pero no puedo continuar porque estoy llorando de la rabia.
Sin decir nada solo me abraza mientras lloro  y lo tomo como una disculpa. Pero me doy cuenta que tengo que irme a buscar cual es mi habitación y ver quien es mi compañera, pero parece que el lee mis pensamientos y responde:
-          Yo soy tu compañero de cuarto –dice sin despegar su cuerpo del mío.
-          No entiendo.
-          Digamos             que si no me perdonabas, igualito tenías que soportarme, pero como somos como hermano de nuevo, podemos hacer pijamadas juntos.
-          ¿No creo? Tu eres un poco mujeriego y vas a querrás…bueno tu entiendes… y no quiero estar de lamparita y…
-          Tranquila que es más importante tú o yo… yo creo que tú y no me voy a morir por no poder un tiempo. 
-          Ok –es lo único que digo ya que es incómodo y bueno estoy pasmada.
***
Ya ha caído la noche y me dirijo a mi habitación a darme una ducha para dormir, ya que estoy cansada de pasar la tarde con los muchachos y del equipo, pero lo raro es que a David no lo he visto, desde que me dijo que éramos compañeros. Al entrar a la habitación ya se me responde. Lo encuentro acostado con una porrista, los dos cubierto con una sábana, despeinados, la ropa por todos lados y lo peor es que ya vi la ropa interior y el preservativo. Él me mira y queda avergonzado, pero me adelanto ante que hable y digo:
-          Me voy a duchar, pueden limpiar todo antes que salga y perfumar este lugar que huele a sauna… y vestirse gracias.
Me meto a la ducha que tiene agua caliente, un me doy una buena ducha de 30 minutos mientras limpian y salgo envuelta en una toalla y me sorprendo que todo está limpio, ordenada y huele bien como si no hubiera pasado nada. Me sorprende que hable la chica:
-          Disculpa, no sabía que… bueno ustedes eran compañeros de cuarto y tienes suerte de tener un bombona si para dormir…bueno todos saben que eres su mejor amiga y la única por la cual él se desvive. Disculpa es vergonzoso que te encuentren así, pero disculpa ¿si?
-          Si está bien, él es aso, pero es buena persona.
-          Oigan yo estoy aquí –nosotras nos reímos, pera la chica murmura algo de despedida y sale.
Recojo mis cosas y me voy a vestir al baño, salgo y me desenredo el cabello y me acuesto a dormir, mientas David sale de la habitación.
Me despierto, pero estoy en agua, agua salada, la cual esta cálida, escucho voces, voces femeninas pero no las conozco, pero suenan familiares, él mar está un poco turbulento, pero yo estoy tranquila como…no pertenezco aquí, es casa, hogar familiar, las voces son músicas, suaves, embriagadoras, para cualquier hombre, pero para mí son paz, alegría y se siente también, pero me estoy ahogando, no puedo respirar, las luces se apagan, las voces se alegan como asustada, mi cuerpo se siente pesado, trago agua, pero no logro salir.
Me despierto y me doy cuenta que estaba soñando pero corro a la cubierta del barco a vomitar el agua salada y  respirar un poco de aire y me doy cuenta que mi cabello esta mojado, que destila agua, mi ropa esta mojada, no por sudor, si no como si me hubiera sumergido al agua, mi boca está cubierta con sal, me preocupo por que no sé qué me sucede, pero tengo la necesidad de lanzarme al mar, así que  me subo a la cubierta, pero antes de que pueda lanzarme, alguien me agarra por la cintura y me tira al piso.
-          ¡¡¡¿¿¿Qué te pasa???!!! –me grita.
-          No sé.
-          ¿Te ibas a matar? o ¿Qué?
-          No sé.
-           Porque estas mojada y que es lo que tienes en los labios, es ¿sal roja, en tus labios?
-          No sé.
-          Porque no responde cuanto te hablo, joder, ¿qué te sucede?
-          No sé… yo solo me desperté de un sueño con agua y tenía ganas de vomitar el agua salada en mi boca…y quería saltar, era una necesidad… y tú ahora me gritas… yo no sé.
-             Está bien vamos.
Llegamos a la habitación, me dirijo a cambiarme, pero él me agarra y me dice:
-          ¿Qué te está pasando?
-          No sé.
-          Vamos… no empieces con “no se” –dice con comillas con las manos –quiero la verdad, y no estás bien.
-             Yo…yo...-busco respuestas en mi cabeza, pero lo único que escucho son el eco de las voces en mi cabeza.
-          Ven aquí –hago lo que me dice y me abraza mientras me acurruco en sus brazos –lo bueno es que mañana llegamos a la isla, donde pasamos la vacaciones, y tal vez te tranquilices, porque estas rara y ¿no? Mira seguro que es por tus padres ¿no?, o porque los dos pasaron sus últimos días en el agua… por Dios háblame.
-          No sé qué decir, estoy hecha un ocho, no me sueltes, creo que no estoy bien, quiero no necesito lanzarme al agua y…
-          ¿Escuchas eso? Esa música, es fascinante… quiero ver de dónde viene.
-          ¡NO! –grito porque presiento que es algo malo.
-          Deja de comportarte así, si quieres quédate creo que hay fiesta o algo así es vieja la música pero...
Empiezo a correr para la salida más cercana en la cual hay muchachos del último año, buscando de donde vienen las voces melodiosas pero lo peor es que sé de dónde viene, y es del mar. Me siento celosa, triste y feliz como si fuera a suceder una tragedia, pero también me asusta. Odio el mar me quita todo lo que quiero y ¿si os hundimos? ¿Los barcos son seguros? ¿No?, las voces se hacen cada vez más fuertes melodiosa, dulces, mágicas están volviendo a los hombres locos, desesperados, por ver el rostro de esas hermosas voces, pero algo me dice que si lo ven no volverán nunca hacer iguales o hechos no volverán, tengo miedo.
Tiene que ver una forma de que esto pare, no está bien, no es por mí es por ellas, no pueden hacer esto, está mal…pero tiene sentido, si ellas no se lo llevan no puede seguir el ciclo de la vida ellas viven bellas, hermosas y pagando sus pecados, solo con matar un poco de almas para que  El Maestro no las mate o les haga daño a su pasado. No se cómo  lo sé pero tiene sentido, tengo que buscar una opción ellos no puede morir y no quiero vivir en más tragedias pero ¿qué puedo hacer?
Córtate y sálvalos, pero El Maestro te buscara y terminaras como nosotras ¿ere capaz de seguir como tu mamá? Esta voz no está en mi cabeza si no en el aire, en realidad no me importa lo que pase creo…que nadie se merece ese final. Voy a buscar un cuchillo, pero mi brazo ya está sangrando así que me dirijo a un extremo de un barco y presiono mi brazo, para que la sangre  rojo escarlata salga y caiga en el agua. Mi sangre se mezcla con el agua, pero por un momento puedo ver lo que los demás buscan son muchachas entre dieciséis y treinta años, todas hermosas, altas, bajas, morenas, rubias, pelo rojizas y de diferentes enhenas pero todas estas mojadas, con sal roja en las labios, con colas de pez, pero lo que o quiero entender es que son ¿sirenas? Sí, mi cerebro me responde. Hay como  unas 10 todas rodean el barco, pero hay…No es imposible…pero se parece a mí…no  mamá está muerta en accidente de… claro no se encontró cuerpo… mi mama es… ¿NO? O ¿SI?
-          ¡¿Mami eres tú?!
-          Si mi chiquita. – la voz se escucha como si viniera del aire como la voz anterior, pero esta es familiar y es mi mami.
-          Porque te fuiste, yo te necesito, papá no está tu tampoco…. –me interrumpe , mientras lloro y dice:

-          Chiquita tengo que irme, pronto nos veremos, el maestro ya te vio, ya no puedes correr, él te encontrara y has lo que te diga o pobre de ti, mi niña, esto es un engaño de el para arruinar, tu vida como arruino la mía y me quito de tu lado y lo que hizo…lo que me obligo hacer con tu padre… lo siento mi niña, ya es tarde pronto nos veremos y no de esta forma, si no como lo que somos. Te amo chiquita.          

besos espero su opinión 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta besos

Nunca Digas Siempre

Ella aprendió que el silencio era su mejor arma. Él juró que siempre la protegería. Ambos comparten un terrible pasado, que los llevó a fo...